Netflix acaba de estrenar la primera serie española de producción propia, Las Chicas del Cable, con un reparto de actores de un nivel notable. Sin embargo, me ha decepcionado que, habiendo bellezas como Blanca Suárez o Maggie Civantos, el único desnudo haya sido de Ana Polvorosa. Bien es cierto que a Blanca ya la hemos visto desnuda en The Pelayos y las tetas de Maggie fueron protagonistas en Vis a Vis, pero esperaba algo más de carne, como suele ser habitual en las series de Netflix.

A pesar del morbo de ver una escena de sexo lésbico o incluso un trío de Ana POlvorosa junto a Ana Fernández, la verdad es que sabe a poco que no haya en toda la temporada ningún plano de frente y, aunque en varios capítulos aparecen las tetas de Ana Polvorosa, esperamos mucho más de la segunda temporada. Ya hay ganas de ver a Blanca Suárez de nuevo desnuda, un desnudo en condiciones de Ana Polvorosa o que llegue el primer desnudo de Iria Del Rio, una actriz que me encanta.