Si hay una mujer que a lo largo de la historia de Playboy deberíamos recordar en Pamela Anderson. 14 van a ser en total las veces, con la del mes de Enero que va a posar desnuda en la revista del conejito. Una auténtica barbaridad incluso para una famosa de su talla, puesto que conseguir ser portada de Playboy es el sueño de muchas y hacerlo dos veces está al alcance de solamente unas pocas. Aunque, tratándose de una musa del calibre de Pamela Anderson, nada es de extrañar en ella. Mito sexual, Pamela está en el top ten de las más deseadas de los años 90, cualquiera que tenga hoy en día mas de 30 años recordará las carreras de Pamela Anderson con el mítico bañador rojo por la playa, con sus tetas bamboleando en cámara lenta. La semana que Interviú publicó el sex tape en el que Pamela y Tomy Lee follaban, fue un récord total de ventas. Aficionada al quirófano, a lo largo de los años Pamela a aumentado y reducido el tamaño de sus tetas en varias ocasiones, algo de lo que dejaba constancia y que valía para volver a ser portada para ver “Las nuevas tetas de Pamela Anderson”. De todas maneras, tetas operadas aparte, Pamela Anderson y su espectacular cuerpo han dado siempre que hablary, a sus 48 años, sigue siendo noticia allá donde va, algo que, viendo lo sorprendentemente bien que se conserva, no extraña a nadie.