Yo nunca he sido de “ir de lumis” como dicen por ahí, sin embargo, hace unos años en un viaje de negocios por Madrid, acabe junto a unos socios en una casa de citas. Ellos eran gente de mucha pasta y si conseguía que aceptasen mi propuesta a buen seguro que mis problemas económicos acabarían para siempre, por lo que no puse ni una sola objeción. Nada más entrar, el champán y una deliciosa chica en lencería nos recibieron, junto con un libro donde ver a “las chicas más exclusivas”. 

“Dejemos que el chaval pruebe a una de estas” dijo el que siempre llevaba la voz cantante. La madamme no puso muy buena cara, aunque el dijo “es de confianza” y acabó accediendo. Me pasaron el libro y para mi sorpresa allí había unas cuantas famosas, chicas que habían salido varias veces por televisión. Viendo que podía cumplir una de mis más calientes fantasías, me decidí por una modelo que contaba en su currículum con portadas de Interviú y alguna que otra participación en realities (entended que, por respeto no pueda decir su nombre, hice una promesa ese día).

Acostarme con una famosa española era una de las fantasías que tenía, al igual que muchos de vosotros, pero no era la única. Esa noche fue una de las mejores de mi vida, no sólo por follar con una famosa, sino por el afán que ella puso en todo momento, siempre dispuesta a hacer cualquier cosa que yo tuviera en mente. No es fácil ni está a la altura de cualquier bolsillo contratar los servicios de una famosa, aquellos hombres rechazaron mis propuestas, pero me regalaron un polvo de 5000 euros. Lo que sí es mucho más factible es acudir a una casa de citas como Cleopatra Escorts y contarles qué fantasías tienes. Escontraras a la chica ideal que te ayude a cumplirlas.

PD: Las fotos que ilustran esta entrada son de Alexandra Zimny, una preciosa modelo de tetas perfectas que recientemente ha posado desnuda para Yume Magazine.