Estamos acostumbrados a que cuando una famosa va a la playa y hace topless, sean los paparazzis quien inmortalicen el momento. Sin embargo, Melissa Debling debe pensar que, para que otro gane dinero haciendo fotos a sus potentes tetas, mejor ser ella misma quien lo haga. por eso, hace un par de días, aprovechando que se encontraba en la playa, decidió que era buen momento para hacer unas cuantas fotos de su topless veraniego.

Acostumbrada como está Melissa Debling a posar desnuda enseñando las tetas, no ha debido costarle nada realizar esta magnífica sesión donde podemos comprobar una vez más el cuerpazo que tiene. Por cierto, ¿soy yo el único que ha deseado por un momento ser móvil?