Tras Cantabria, mi tierra, Asturias es para mi una de las provincias más bellas de España. Me encanta ir allí, conocer nuevos pueblos y rutas. Hace unos días Raúl, uno de mis  “compañeros de fatigas”, me comentó que había encontrado una página donde se anuncian todas las escorts y putas en Asturias, y para él ese era motivo suficiente para irnos allí de viaje.

Con la excusa de conocer un poco más aquella tierra, nos fuimos a Oviedo, donde pasaríamos 4 días, como dijo Raúl “de ruta montañosa de día y de ruta sexual de noche”. Gracias a la web que él encontró, www.coneroticas.com/escorts/oviedo, nos resultó fácil encontrar alguna escort de nuestro gusto y la primera noche ya tuvimos nuestro primer encuentro sexual con las putas asturianas.

Yo escogí a una joven rubia de grandes tetas naturales, asturiana y según decía en su anuncio y tuve ocasión de comprobar, “muy viciosa”. Vino al hotel con un top ajustado con poco escote, vaqueros blancos y botas de tacón. Como quedamos por teléfono, me repitió que sus servicios eran completos, besos incluidos, y abrazándome comenzó a besarme al tiempo que quitaba mi ropa. Nos dirigimos a la ducha, quité su ropa, descubriendo unas hermosas tetas, más bellas en persona de lo que figuraban en su anuncio, y un culo redondo y firme.

Normalmente las duchas suelen servir para asearse y comenzar con varios preliminares, pero en aquella ducha lo que ocurrió fue un polvazo antológico. Primero cogió mis manos y comenzó a enjabonar su cuerpo con ellas, recreándose en sus zonas erógenas, como el pecho, el culo y su coño totalmente depilado. Tras quedar bien limpia, fue ella quien me enjabonó a mi, con especial afán en mi polla que, como podéis imaginar, ya estaba más que dura. Durante unos minutos me realizó una de esas mamadas que sólo quien disfruta con ellas es capaz de hacer, subiendo y bajando el ritmo en los momentos claves para que no acabes antes de tiempo. Cuando me tenía al borda del punto de no retorno, paró y me dijo: “ahora te toca a ti”.

Acaricié sus labios vaginales, descubriendo una tremenda humedad, poco común cuando se trata de una escort, que iba creciendo con mis caricias. Quise comprobar si era cierto aquello de su anuncio que decía “gran facilidad para el squirt”. Y la verdad que con movimientos firmes y precisos en sus paredes vaginales no tardó ni dos minutos en correrse a chorros.

De ahí fuimos a la cama donde, tras ponerme el condón, ella se puso encima, penetrando muy pene enhiesto y cabalgando despacio. Poco a poco fue aumentando, moviendo las caderas circularmente, hasta un ritmo frenético con el que estuve a punto de correrme. Pero ella paró antes, se puso a cuatro patas y me dio a elegir agujero. Su coño empapado me tentaba, aunque no quise perder la ocasión de follar su culo. Mientras tanto ella usó sus dedos en su coño, corriéndose al poco tiempo a chorros de nuevo.

-¿Quieres correrte en mis tetas?

Con esas palabras hizo que sacara la polla del culo y, tras quitarme el condón, fue ella la que tomó la iniciativa, mamando y meneando mi rabo, sobándole con sus firmes pechos, hasta que exploté regando sus grandes tetas de semen.

Un gran servicio del que repetiré en el futuro. De echo, estuve a punto de llamarla de nuevo ese mismo viaje, aunque decidí probar nuevas aventuras que ya os contaré.

Un día en Asturias conociendo a sus escorts
¿Te gusta esta famosa?

Disfruta de las mejores fotos y vídeos de tetas de famosas